"Red de Oración con MARIA" en línea al menos hasta el 31 de mayo de 2020

juntos, en casa, en todo el mundo

Un tiempo de crisis puede ser un tiempo de gracia

 

 

La crisis mundial del Corona Virus nos está sacudiendo y plantea preguntas importantes a muchas personas, que hasta ahora habían estado más en segundo plano: ¿Dónde está anclada mi vida? ¿Dónde encuentro protección? ¿Qué ayudará en esta crisis? ¿Qué es lo que realmente importa? ¿Dónde está Dios?

 

"¡Señor, no te alejes! Tú, mi fuerza, ven a ayudarme". (Sal 22, 20)

 

Mucha bendición puede salir de la crisis: volver a Dios nuevamente, arrepentirse, confiar en él.

Como comunidad de oración de Schoenstatt, sabemos que ahora estamos aún más unidos en la oración unos con otros, incluso más allá de las fronteras, y en solidaridad con todas las personas.

 

"La oración es un gran poder en el Reino de Dios", solía decir el Padre Kentenich.

 

Con la ayuda de un plan de "oración en línea" invitamos a que nos unamos visiblemente a una red de oración aún más consciente. Las horas están indicadas aquí.

Quizás también sea posible, por la diferencia horaria de cada país, que alguien rece en todo el mundo las 24 horas del día, cada hora.

Varias personas también pueden registrarse por una hora.

Si no quieres rezar una hora entera, habla con alguien más y dividan ese tiempo entre ustedes.

La dirección de correo electrónico que has introducido sólo es visible para el acceso. Sólo se utilizará para información y contacto para la iniciativa de la red de oración.

 

 

Red de Oración con María

Junto con María, pidamos al Señor su gracia en este tiempo especial, para nosotros, para nuestras familias, para nuestros países, para las personas que están enfermas con el virus, para los ayudantes, para los políticos, para los moribundos y los que ya se han ido a casa.

Pongamos tanto nosotros como nuestra vida cotidiana, que ha cambiado tanto, a disposición de la Virgen. ¡Ella es la gran misionera! A través de su Santuario de Schoenstatt puede hacer que este tiempo de crisis sea un tiempo de gracia para mucha gente:

En un tiempo para encontrar nuestra patria de nuevo en Dios, en un tiempo para dar a Dios espacio en nuestros corazones, para encontrar la transformación y la curación en el Espíritu Santo, y en un tiempo en el que estamos recién capacitados para dar testimonio del amor de Dios.

 

Lugar y hora

- Elija un momento que le convenga.

- Elija un lugar adecuado:

rincón de oración en casa o,

si tiene la oportunidad, en una iglesia.

- Introduce tu hora en el Plan Online "Red de Oración con María".

 

¿Cómo rezar?

- Espera con ansias tu encuentro con Jesús.

- Comienza con la señal de la cruz, ponte conscientemente bajo la bendición de la cruz y únete a María, la madre de Jesús y nuestra madre!

- Respira profundamente. Desconectate. Quédate tranquilo: "Jesús, estoy aquí ahora, y tú estás aquí por mí. Gracias por mirarme y saber de mí. Gracias por morir en la cruz por mí y querer darme la vida eterna contigo".

- Primero dile a Jesús lo que te mueve. Despliega ante Él tus preocupaciones y preguntas, tu alegría o tu agradecimiento. Trae a Él a todas las personas por las que le pides su bendición especial.

- Entonces escucha, escucha lo que ÉL quiere decirte en tu corazón.

- Permanecer en un diálogo, como con un buen amigo.

- También puedes tomar las Escrituras, leer un pasaje y hablar con Jesús sobre ello.

- Tal vez también tenga oraciones habituales que le gustaría rezar en este momento.

Puede encontrar algunas sugerencias en la página web: Oraciones

- Hacia el final del tiempo de oración le agradeces al Señor por este tiempo juntos. Agradécele todo lo que te ha dicho y te dará en el futuro.

- Termina tu tiempo de oración con la señal de la cruz otra vez y pídele que se una a ti en tu vida diaria. Dígale que espera con ansias el próximo tiempo de oración.

 

Con las Hermanas de la Adoración en Schoenstatt

También son bienvenidas a unirse espiritualmente con nosotras, las Hermanas de la Adoración de Schoenstatt. Desde las 6:00 a.m. hasta las 8:45 p.m., realizamos diariamente la adoración eucarística en la Capilla de la Adoración y representamos especialmente a aquellos que están unidos con nosotros, con Jesús y en nuestro Santuario de la Adoración.